Hillary Clinton protagonizó polémico sketch ridiculizando a Trump en la ceremonia de los Grammy

Trump aun no se pronuncia, pero muchos creemos que no se tardará en hacerlo.

Hillary Clinton fue la principal contendiente de Trump en las últimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos que, como todos sabemos, terminaron por hacer que el empresario lograse quedarse con el puesto de “el hombre más poderoso del mundo”. Y aunque muchos pensaron que esa disputa terminaría ahí, Hillary sorprendió con una participación sorpresa en un sketch para los últimos Grammy. En ésta, la ex candidata figuraba entre las celebridades que leían extractos del polémico libro “Fuego y furia”, una atrevida publicación que trata sobre el primer año de Trump en la Casa Blanca.

La broma fue vista en los premios cuando James Corden, un famoso comediante estadounidense que, además, presentó los premios, habló sobre el Grammy a mejor álbum hablando. Corden dijo:
“Todos los años, la Academia de Grabación ha honrado al mejor álbum de palabra hablada (…) Bill Clinton ganó un Grammy. Barack Obama ganó un Grammy. Hillary Clinton, Jimmy Carter y Al Gore tienen Grammy.

Sabemos que a nuestro actual presidente le encanta ganar premios y la buena noticia para él es que tal vez sea el ganador el próximo año. La pregunta es, ¿quién será el narrador?”

Entonces, inició un clip con audiciones para elegir la voz indicada que narrase el libro. El casting ficticio acababa en que Hillary era la ganadora seleccionada. La ex candidata leía:

“Tenía un largo temor de ser envenenado. Una de las razones por las que le gusta comer en McDonald’s. Nadie sabía que iría y la comida estaba preparada con seguridad”.

A pesar de que Trump manifestó su presencia en los Grammys mediante una crítica a Jay-Z, no ha dicho nada sobre el sketch. Eso sí, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, no hizo esperar su opinión:

“Siempre me gustaron los Grammys, pero hacer que los artistas leyeran el libro Fuego y Furia los mató. No arruinen la buena música con basura. Algunos de nosotros amamos la música sin la política que implica”.

Cabe recordar que, probablemente, el libro le provoque una incomodidad personal a Haley, pues sugiere que ella tuvo una aventura con el presidente cuando ella lo entrenaba para “un futuro en la política nacional”, cosa que Haley ha negado tajantemente ante los medios.