Hallaron tumor en su cabeza y le dieron días de vida. Luego los padres se casaron en el hospital

Tenía solo 4 años y sufría fuertes dolores de cabeza. Cuando fue al médico, le dijeron que tenía un tumor del porte de un limón y no había nada que hacer.

Paige era como cualquier chica normal de 4 años de edad. No obstante, sus fuertes dolores de cabeza comenzaron a preocupar a sus padres quienes la llevaron al doctor. La respuesta del especialista no fue la que sus padres ni ella esperaban, pues la presencia de un tumor canceroso del tamaño de un limón fue devastadora. Una vez dicho esto, los médicos solo generaron más preocupación y tristeza: solo le quedaban un par de días de vida.

Su deseo fue ser la florista en la boda de sus padres, pero su reciente diagnóstico médico terminal solo le dio 24 horas para prepararse y la tía de la niña, Innez Stonell, realizó algo inesperado: convirtió la habitación del hospital en el lugar de la boda.

La ceremonia fue capturada por la fotógrafa Kylie Marcic quien compartió las imágenes con el sitio LittleThings. “Siempre estaré agradecida de haber conocido a Paige y haber ganado a mi hermosa nueva amiga Tania (madre de Paige). Fue un honor y un privilegio capturar momentos tan especiales para esta hermosa familia“, comentó con el medio.

A principios de octubre, Tania Miller y Jacob Skarratts tomaron una extraña elección para celebrar su boda: la realizarían en un hospital. Allí se encontraba su hija Paige y esta era la única forma en que ella podría ser la florista.

La boda, gracias a la ayuda de la tía de Paige, se realizó 24 horas después de que Tania y Jacob recibieron la triste noticia. Consiguieron permiso del Hospital Infantil Lady Cilento en Australia y vistieron a Paige con un lindo traje blanco.

La boda fue todo un éxito y Paige pudo ser la florista de la ceremonia. “No podía abrir los ojos (Paige), pero la teníamos allí y eso era lo principal. Ella consiguió sentir y oír el amor que ella creó” comentó Tania para el medio australiano Gold Coast Bulletin. “Todos los días desde la boda, nos despertamos y estamos agradecidos por tenerla“, sentencia.

Actualmente Paige continúa luchando por su vida. No obstante, el pronóstico médico es certero y prontamente ella morirá. Aún así, esta niña de 4 años logró que sus padres contrajeran matrimonio en el hospital y logró cumplir su sueño de ser la florista de la boda, haciendo que sus padres lograran sonreír, a pesar de las circunstancias que atraviesan.