Fue violada desde los 10 y engordó para no volver a ser tocada. Hoy muestra cuerpo con 60 kg menos

La mujer de 31 años aseguró que cada día ingería más de 5.000 calorías.

Desde que tenía 10 años, Ashley Amaral fue víctima de violencia sexual de forma indiscriminada. El dolor y la vergüenza que cargó día tras día fue reflejado a través de la comida, en donde encontró parcialmente algo de felicidad. Además de desquitarse a través de los alimentos, Amaral de 31 años comía y comía con el propósito de engordar y así que nadie volviera a tocarla jamás.

Su dieta se basaba en la ingesta de más de 5.000 calorías al día, a raíz de lo cual su niñez fue aún más dura. Con el transcurso del tiempo se acostumbró a ser “la niña gorda” de la escuela y de recibir crueles comentarios sobre su físico, sin embargo Amaral lograba confortarse con que su físico era su escudo contra cualquier tipo de abuso.

A pesar de someterse a terapia, Amaral no lograba concebir que su peso estaba dañando su autoestima y estaba desencadenando en serios riesgos de salud. Una serie de situaciones vergonzosas la hicieron finalmente darse cuenta que debía hacer algo por ella, algo mucho más grande que tener las tallas que hoy son consideradas como normales.

De acuerdo a “The Mirror”, en el 2011 y tras un período de estrictas dietas y ejercicios, Amaral se sometió a una cirugía de manga gástrica para bajar de peso y alcanzar un nivel de vida saludable. Hoy la mujer oriunda de Canadá reveló que en menos de seis años perdió más de 60 kilos, hecho que permitió que hoy tenga autoestima.

A pesar de que aún carga con las secuelas de su infancia, Amaral asegura sentirse por primera vez como una mujer y que la figura que se refleja en el espejo le ha dado la confianza y fuerza suficiente para salir adelante.

“Ahora me siento como una mujer, tengo curvas y eso me hace sentir sexy. Antes fingía sentirme segura pero hoy me doy cuenta de lo falsa que fui conmigo misma”.