El extraño y desgarrador caso de Emily: tiene apenas 5 años y ya está batallando con la menopausia

Desde los dos años ha tenido que aprender a ponerse toallas higiénicas, lidiar con el olor corporal que es muy fuerte y acné quístico.

El ser humano pasa por un proceso de evolución desde que nace, entonces está demás decir que la menstruación ocurre en cualquier momento a partir de los 10-11 años de edad, dependiendo de su cuerpo. Pero, ¿te imaginas tener apenas 5 y ya estar atravesando la menopausia? Desgraciadamente, Emily Dover, una pequeñita de Australia, es uno de esos escasos y extraños casos.

Ella es Emily Dover, una niña de 5 años que está atravesando la menopausia.

Cuando la pequeña cumplió dos años le crecieron los pechos, y después a los cuatro menstruó por primera vez. Un año después ya está en la etapa de la menopausia. Pero, se preguntarán por qué rayos le están ocurriendo estos drásticos cambios a Emily tan de repente.

Al no saber qué hacer, los padres de la menor acudieron rápidamente a la Unidad Pediátrica del Hospital de Wyong y al inicio los doctores no sabían cuál era la causa principal, hasta que después de investigar un tiempo su caso dieron con el diagnóstico.

Ella sufre de pubertad precoz central y enfermedad de Addison, lo que significa que sus glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas esteroides.

Tam Dover, la mamá de Emily, ha confesado a varios medios internacionales lo devastada que se siente con el caso de su hija. “Lo peor es que no disfrutará de una vida normal, ni mucho menos una infancia normal y me duele, me duele demasiado”, confiesa.

Cuando nació pesaba 4,5 kilos. A los cuatro meses Emily ya tenía el tamaño de una niña de un año.

Y desde muy pequeña ha tenido que aprender a ponerse toallas higiénicas, lidiar con el olor corporal que es muy fuerte y acné quístico.

Tam admite que su hija ya está consciente de su condición y trata de poner la mejor cara para seguir adelante a pesar de lo que le está sucediendo.

La familia de Emily ha creado una página de apoyo para recoger fondos para los tratamientos que requiere la menor.