Su último deseo antes de morir era oír a su cantante favorito. Luego suena el teléfono del hospital

Tríona Priestly de 15 años murió con una sonrisa en su rostro según reportó su familia.

Tríona Priestly se le fue diagnosticada una enfermedad progresiva y terminal. Tras años luchando contra ella, este chica de 15 años murió en la habitación del hospital que fue testigo de la valentía y fuerza que caracterizó durante tiempo a esta adolescente llena de vida. En sus últimos días de vida, Tríona admitió ante su familia que tenía un último deseo antes de morir. 

Ante la inesperada revelación, la familia de Tríona sabía que por más difícil e imposible que pudiera ser su petición, no descansarían hasta conseguir que se volviera realidad.En ese momento, la chica de 15 años manifestó que su último y único deseo era que su cantante favorito le cantara su canción favorita. Se trataba de Ed Sheeran y una de sus canciones que lo lanzó al estrellato “Little Bird”. 

La familia no sabía realmente cómo podrían contactar a uno de los artistas musicales más afamados del momento. Tras algunas indagatorias, su hermano Aidan logró dar con los agentes del cantante. A pesar de que éstos dijeron que harían lo imposible por conseguir que Ed llamara a la habitación de Tríona, su hermano realmente no esperaba que la petición llegara a concretarse. Un día en el que la salud de Tríona sufrió un severo deterioro, toda la familia decidió ir hasta el hospital y acompañarla durante sus presuntas últimas horas de vida. Sus padres, hermano, padrino y amigos yacían alrededor de su cama, mientras decenas de cables estaban conectados a su cuerpo.

De pronto, suena el teléfono de su habitación. Su hermano contesta y una voz le dice que es Ed Sheeran y que quería hablar con Tríona. “Escuché que era una de mis grandes fanáticas”, dijo el cantante mientras comenzaba a tocar “Little Bird”.

A pesar de que la chica de 15 años no podía hablar, su familia pudo ver como su rostro y sus ojos demostraban la alegría que en ese momento sentía. Algunas de las máquinas que yacían conectadas a su cuerpo comenzaron a sonar, fue allí cuando los médicos entraron a la habitación mientras por el altavoz del teléfono, Ed Sheeran tocaba Little Bird. 

Él comenzó a tocar la canción completa. Le dijimos muchas gracias pero que desafortunadamente debíamos irnos. Tuvimos que cortarle el teléfono rápidamente, de hecho creo que fuimos un poco groseros con él”.

Uno de los integrantes del equipo médico revisó su corazón y a los pocos segundos les contó la devastadora noticia de que el corazón de Tríona había dejado de latir. Tras el deceso, el rostro de la chica de 15 años se veía completamente feliz, lo que logró tranquilizar a su familia, quien nunca tendrá el tiempo suficiente para agradecer el maravilloso gesto de Ed Sheeran.