Las malas madres que trabajan, crían hijos libres y muy exitosos.

Criticar y señalar es muy fácil pero ser mujer es mucho más difícil aun.

Y aun mas ser madre y además de eso trabajar es para mujeres superheroinas se puede decir.Y como más que criticas estas mujeres merecen un reconocimiento, en su honor se llevó a cabo un estudio con el que, se comprobó que el ser una madre trabajadora no repercute negativamente en los hijos, todo lo contrario, estos serán los próximos triunfadores del mundo, unos adultos con éxito y un futuro brillante.

Este estudio fue realizado por un grupo de Investigadores del Instituto Nacional de Estadística, los cuales nombraron el proyecto como Encuesta del Uso del Tiempo, y puso como resultado que esas mujeres que tienen que llevar un trabajo más criar sus hijos invierten el tiempo de sus hijos en cosas verdaderamente productivas y por ello los pequeños terminan siendo personas exitosas.

Ellas lo que hacen es que cuantifican el tiempo, esas madres trabajadoras en realidad pasan por pocos minutos menos tiempo con sus hijos que las que sólo se dedican al hogar.

La Harvard Business School realizo una investigacion en donde participaron poco más de 50.000 adultos de más de 20 países para determinar los hábitos de vida de estos y la manera en que repercutían en el desarrollo de sus hijos.

Los hijos de madres trabajadoras siempre aprovechan mejor sus estudios, sus niveles siempre logran ser los más altos y la probabilidad de que terminen la universidad y sean exitosos en la vida es mayor.

En los Estados Unidos los hijos de madres trabajadoras suelen ganar más de un 20% que aquellos que han sido criados por amas de casa y ojo no se menosprecia el trabajo de la mujer ama de casa.

También con el estudio se descubrió que los hijos de madres que trabajan valoran más el trabajo doméstico, aprenden a desenvolverse mucho mejor en el hogar y cuando son adultos.

Beneficios insospechados de ser criados por una madre trabajadora

Sus relaciones sociales son más fluidas y se vuelven personas independientes mucho más rápido que los hijos de madres que se dedican al hogar, por ende suelen madurar más pronto.

La University College of London, destacó que los niños criados en un hogar donde ambos padres trabajan suelen forjarse como seres más maduros y racionales porque en muchas cosas son responsables de ellos mismos.

En la Universidad Estatal de Pennsylvania y la Universidad de Duke, expertos  afirmaron que han  dado seguimiento por más de 25 años a más de 700 niños estadounidenses.

Y después de 20 años, los investigadores determinaron que aquellos que iban al jardín porque sus madres trabajaban terminaron siendo personas más cooperativas, autónomos y empáticos lo que es una ventaja muy grande.

Cuéntanos qué opinas y comparte con tus amigos de Facebook.