Sus padres lo encuentran en la granja semidecapitado. Cuando ven lo que llevaba en el celular entienden por qué

Bradley Willoughby es un chico que vive en Australia que apenas cuenta con 16 años y es un gran aficionado a las motos y este muchacho práctica todos los días algunos de sus actos en las rampas que ha construido en la misma granja en la que lleven sus papás.Si de por sí está es una actividad donde el peligro se respira en cada segundo un día este muchacho tuvo un accidente lo que puso en verdadero riesgo su vida propia pues esto fue causado por un accesorio que muchos usamos para el teléfono móvil y que la mayoría llevamos sobre nosotros.

Y es que Bradley iba escuchando música en su moto, con los auriculares de su iPhone bajo el casco. Mientras saltaba con su moto por las rampas de tierra del patio trasero de su granja, aterrizó uno de los saltos de forma extraña y se le atascó el acelerador. La moto se le descontroló y se estrelló contra una verja de alambre de espino. El impacto le rompió el tobillo y le abrió una raja en el estómago.Pero lo que más daño le hizo fueron los auriculares: su cabeza atravesó la verja y tiraron de los cables de los auriculares, que al estar dentro del casco se atascaron e hicieron una especie de ‘efecto guillotina’ que casi decapita a Bradley. El cable es de bronce por dentro, y es tan resistente que por poco no alcanzó la tráquea del adolescente. Sus padres tuvieron que cortarlos y sacárselos de dentro de la garganta mientras esperaban al helicóptero que lo trasladó al hospital.La madre del joven Bradley aseguro que es un joven muy talentoso y habilidoso que siempre había tomado las precauciones y cuidados necesarios antes de subirse a su moto pero que él jamás imagino que el hecho de escuchar música casi le podría costar la vida por medio de sus auriculares.Pero ella señaló que espera que el accidente de su hijo y casi le cuesta la vida sea de alguna manera positiva y sirva de advertencia para muchos otros motociclistas quienes hacen lo mismo que su hijo Bradley y puedan tomar conciencia de no llevar auriculares debajo de su casco ya que podría resultar realmente mortales según ella advirtió.

Bradly se ha sometido a dos operaciones y le pusieron puntos de sutura en la garganta, pero se recupera favorablemente. Con un poco de suerte, en unos meses estará en plena forma de nuevo. Para todos los motociclistas y amigos de motociclistas: mucho ojo con usar auriculares, ya que no solo no te dejan escuchar los posibles peligros a tu alrededor, sino que pueden tener fatales consecuencias que casi nadie conoce.