Carta a mis amigos que me invitan a sus eventos “sin niños”

Ya antes les he platicado que soy mamá de 4 y uno de los efectos esperados y naturales es que no puedo asistir a tantos lugares como me gustaría ni participar en muchos eventos que suceden a mi alrededor pero cuya etiqueta social es “sin niños”… Ojo que de verdad NO ME QUEJO de esto absolutamente, soy mamá por elección de mis 4 niños y sus edades me requieren a su alrededor, ellos demandan mi atención, cuidados y mi tiempo y está bien.

Recién encontré un texto con el que empaticé profundamente porque tocó mi corazón, la nota original es en inglés pero me pareció tan “personalmente” atinado que quise compartirlo:

“Carta a mis amigos que me invitan a sus eventos sin niños…

3-57-768x512Querido amigo, (Querida amiga):

Cuando recibí la invitación para tu baby shower, tu boda, tu celebración de compromiso, tu cumpleaños, mi corazón se hinchó de amor por ti. Me llené de emoción, de deseo de ir. Queriendo estar ahí para ti. Luego mi corazón se rompió en mil pedazos cuando leí que mis hijos no podían asistir… “sin niños”.

Quise escribirte una carta para explicarte la razón. Pero no lo hice, porque eso iba a convertir tu evento en algo que se trataba de mi y de mi familia y de verdad entiendo de que se trata de tu evento.

Entonces te envié mis disculpas y mi amor. Mis felicitaciones y mi tristeza diciendo que no podría acompañarte como me hubiera gustado y hablé de lo emocionada que estaba por ti. De verdad lo estaba. Me alejé de dar razones que te hicieran sentir mal, pero tampoco quise usar excusas tontas. Traté de hacerte ver que te amo, y que quería estar contigo pero que no podía.

Quise decirte cuanto lo sentía. Traté incluso de resolverlo…, traté de conseguir una niñera en la que confiara y a la que además pudiera tener cerca para poderme escapar unos momentos a amamantar a mi bebé que aún no aceptaba el biberón. Intenté checar si podíamos pagar un hotel cercano para que mi esposo se quedara con los niños en tanto yo celebraba contigo. Quise contarte todo esto para que supieras que de verdad quería estar ahí contigo. Pero de vuelta podría parecer que se iba a tratar de mis planes, cuando en realidad debía tratarse de los tuyos.

Yo quería estar ahí.

No pude resolverlo.

Quise decirte que de verdad siento mucho no haber podido ser el tipo de amiga que estaba para ti en ese momento. Siento de pronto tener que poner a mis hijos delante de nuestra amistad. pero eso es solo por un corto periodo de tiempo, solo unos cuantos años. Estoy tan feliz por ti, y te deseo toda la felicidad posible, de verdad me hubiera gustado estar ahí.

Pero me mordí los labios y te envié mis disculpas y mi amor esperando que entendieras lo que no dije.

No soy esa clase de amiga por ahora. Soy una amiga distinta. Pero voy a estar para ti de todas las formas que me sean posibles.

Estaré para contestar tus chats a la 1.00 de la madrugada cuando te sientas una mamá sola y asustada. Veré la manera de apoyarte cuando sea un caos para ti lograr que tu bebé se pegue al pecho y trataré de compartirte todo lo creo que puede funcionarte, por lo menos lo que sé. te ayudaré a hacer cajas con tus cosas si te mudas y a llevarlas en una camioneta mientras mis hijos juegan y corren alrededor y mi bebé duerme la siesta cargado en el rebozo en mi regazo. Voy a estar contigo y para tí cuando pelees con tu esposo. te acompañaré al ultrasonido o a cualquier cita a la que no quieras ir sola y tomaré de tu mano.

Celebraré tus elecciones y decisiones como mamá y las consideraré excelentes incluso cuando sean diferentes a las mías. voy a cuidar a tus hijos solo para que tu puedas meterte a bañar…

Esa es la clase de amiga que soy ahora.

Mi amor por ti no ha cambiado. Mi vida cambió. Por ahora.

Espero que lo sepas y me gustaría que lo comprendas.

Con amor.

Yo.”

Cuando somos padres (mamá o papá) nuestra vida cambia, y es verdad que será temporal y que eso pasará, que a pesar de que dure años, se va a  acabar y es doloroso hasta cierto punto perder ciertas partes de nuestra vida que también amamos y necesitamos: tiempo con los amigos, con la familia, lugares que nos gusta visitar, deportes que nos encantan, conciertos, fiestas, bodas, viajes… a veces se puede, a veces no. Y está bien. Esa es la vida real con hijos, a veces lo logro, lo resuelvo y felizmente puedo estar contigo ( a veces lo hago por estar conmigo), si, sin mis hijos, y otras tantas veces… no lo logro, porque simplemente no lo intento, porque no quiero, porque mis hijos cada día crecen un poco y cada día me necesitan menos y es una ley de vida y no quiero, no quiero perdérmelos… no quiero ir a ningún otro sitio, ni estar con nadie mas y espero que lo comprendas…, espero que seas la clase de amiga o de amigo que compartas la felicidad que da el sentir pleno al otro.

Mi vida ha cambiado por ahora, no sé por cuanto tiempo mas y no sé que significa en realidad que ha cambiado de fondo, es decir; no sé si acaso algún día regrese a ser lo de antes (no me gustaría para nada, para ser completamente honesta), respeto y respetaré siempre la etiqueta de sin niños, yo la usé muchas veces y no es reclamo alguno. Solo que por ahora, el sin niños me excluye a mi, no podré asistir y estaré solo con el pensamiento y con el corazón, porque mi atención y mi persona estará con mis niños, por ahora…

Fuente: mamanatural/ Karla Lara