Las personas obsesionadas con la ortografía son las más odiosas ¡Científicamente comprobado!

Si  te gusta corregir todo lo que las otras personas escriben, entonces esto es para ti.

ortografiaSeguramente eres de esas personas que corrige todo lo que ve a su paso y que siente como una tortura ver esas fallas ortográficas que tienen otras personas. Sí, de seguro eres de esos que no soporta ver un error de tipeo, una palabra mal usada o un horror ortográfico. Seguramente eres como yo, sí, lo admito: un obsesionado con la ortografía. Bueno, para todos los perfeccionistas como tú, o como yo, la ciencia ha encontrado el adjetivo perfecto: odiosos.

Exactamente, tal como oíste (perdón, leíste). Un estudio realizado en la Universidad de Michigan (sí, así se escribe) demostró que quienes están (estamos) eternamente pendientes de los errores ortográficos de los demás, tienden a ser menos tolerantes y amables en ocasiones… o simplemente odiosos.

Así mismo, un profesor experto en lenguaje, de la Universidad de Nueva York, afirmó que la cantidad de personas que juzgan a alguien basado en su ortografía, aumenta considerablemente con el tiempo y que, del mismo modo, los conflictos sociales provocados por esto pueden seguir creciendo.

Ahora, ¿cómo se llegó al resultado? La investigación reunió los datos de personas que corrigieron textos y, con ello, se pudo demostrar que quienes eran más extrovertidos tendían a dejar de lado los errores y eran menos duros con las faltas ortográficas y las personas que las cometían. Los otros, en cambio, que solían ser más introvertidos, eran mucho más meticulosos y duros con quienes tenían mala ortografía.

Somos perfeccionistas y quizá por eso siempre nos irritamos tanto cuando vemos una falta ortográfica y tendemos a corregirla. Incluso las cartas de amor o cosas importantes. Nada se salva de nuestro ojo agudo.

Mientras tanto, otros nos llevarán la contraria y seguirán diciéndonos que nos relajemos, pues no es nada grave equivocarse en ocasiones.

Sí, claro.