Cobraron 1 millón por este invento y nadie sabe usarlo ¡Aquí te lo explicamos!

Actualmente existen miles y miles de emprendedores y jóvenes inventores de productos que se dedican a hacernos la vida más fácil.

Cada vez sucede con más frecuencia el que adquiramos productos que verdaderamente no sabemos para que nos sirven o que nos facilitarán, pero lo hacemos por el hecho de estar al ¨último grito de la moda¨, por tendencia o porque muchas personas lo adquirieron ya.inventowLo cierto es que todos los objetos fueron creados con un fin específico, aunque el uso de algunos definitivamente termina sorprendiéndonos. Creo que nadie inventaría nada que no tuviera un fin concreto, en primera porque sería una pérdida de tiempo y de dinero el promocionarlo y en segunda porque finalmente nadie estaría interesado en comprarlo.

¿Quién idearía algún objeto que no tiene empleo alguno? Puesto que el día de hoy te queremos charlar sobre algo que vemos diariamente toda ocasión que tomamos el autobús para ir al trabajo, universidad o bien de regreso a casa y que probablemente nos ha semejado un objeto ornamental sin función en concreto. Se trata sobre las fundas de asientos en los buses.captura-5El auténtico empleo de las fundas de buses es sostener la cabeza del pasajero a lo largo de viajes largos. Es común que las personas se queden dormidas en estos recorridos largos, puesto que si no tienes un libro o bien música, es lo que más se nos antoja, mas a lo largo de este largo recorrido, mientras que dormimos, nuestra cabeza se balancea de un lado a otro con el movimiento del autobús, lo que podría causar de forma fácil un dislocamiento, lesiones o bien latigazos vertebrales.

Lo cierto es que lamentablemente estas fundas no reciben la higiene necesaria y somos miles de personas los que ponemos nuestra cabeza en ellas y con ello miles de bacterias se van acumulando, lo que al hacer uso de ellas y no contar con la higiene necesaria, podríamos adquirir una enfermedad o infección en la piel. Lo más factible sería que estas fundas fueran diseñadas en material desechabley se cambiaran entre viaje y viaje, a fin de que estas fueran de uso personal y las personas verdaderamente hicieran uso de ellas, más posiblemente esto no llegue a suceder por la cuestión de la inversión. Así que a la próxima que viajes en autobús, recordaras el uso que tiene la funda en donde has recargado tu cabeza y podrás compartir la información con tu acompañante.

Informa tus conocidos ya que muy pocas personas lo saben usar y puede ser de gran ayuda mientras viajamos.