Soy mamá, pero no esclava: la declaración que incendia Facebook

Para la bloguera Constance Hall ser madre representa muchas cosas, pero jamás ser esclava de tu casa y tus hijos.foto_0000000320160121140522

Constance Hall, una bloguera asutraliana de 32 años, ha enloquecido las redes sociales gracias a sus comentarios brutalmente honestos con respecto a aspectos cotidianos de ser madre. Uno de ellos se refirió al ‘sexo de padres’, que, según relató, eran esos breves minutos de intimidad que se tenían entre cuidar a los hijos y cambiar pañales. foto_0000000220160121140522Otro de sus comentarios hacía referencia al hecho de que ser madres no convertía a las mujeres en esclavas, la respuesta fue inmediata: 279 mil ‘likes’ y 134 mil veces compartido. Este es el texto que compartió en redes sociales:

A la mujer en el parque, mirando su teléfono, haciendo caso omiso de sus hijos. Yo te saludo. Por no dar la percepción pública de que deberías estar ‘encendida’ 24 horas al día. Porque no te importe lo que un grupo de ‘madres vigilantes’ piense.

A la mujer con montones de platos por lavar que cruza la puerta de su casa sin titubear para ir a tomar un café con sus amigos. Yo te saludo.

Ser una buena madre, esposa o humano no significa pasar la eternidad limpiando tu casa. Si dejas de ver demasiado tiempo a tus amigos, ellos van a empezar a hacer su vida sin ti. Confía en mí.

A la mujer que después del parto espera pacientemente a que le receten antidepresivos,
Yo te saludo. La depresión postnatal es una puta grosería. Todavía estás lidiando con ella cuando tus hijos crecen, no confundas la depresión con no luchar, tú has tomado medidas y ante mis ojos pareces una reina.

foto_0000001720160121140522Con demasiada frecuencia, fuerza y debilidad se confunden, la fuerza está en pedir ayuda. Eres  fuerte. Muchas mujeres están pasando por la misma situación, sólo por no hablar de ello.

A la mujer que no perdió todo el peso que ganó en el embarazo, yo te saludo. Ser madre es un nuevo trabajo de 24 horas que no pagan y no terminará por alrededor de 20 años; no es un buen momento para renunciar a la comida. Come todo el pastel que quieras y manda al carajo a cualquiera que se atreva a decir algo. Tu cuerpo después del parto no es un asunto público, así que no tomes en cuenta los comentarios que hagan al respecto”.

Ustedes ¿qué opinan? ¿Alguna vez se han sentido esclavas? ¿Han sido criticadas por no perder peso después del embarazo? ¡Cuéntenos cómo han lidiado con esta situación!