Este nuevo estudio nos asegura que el amor de padre es más importante que el de la madre por esta curiosa razón:

Sin importar la religión, la clase social, la edad, el sexo, etcétera, sin duda las personas más importantes para todos son papá y mamá, no sólo porque nos trajeron al mundo sino porque son las personas que siempre estarán con nosotros a lo largo de nuestra vida en cada paso que demos como ángeles guardianes, no importa cuando nos equivoquemos, ellos siempre nos amarán por sobre todas las cosas, su amor es verdaderamente infinito.padresqHay estudios que comprueban que el rechazo del padre afecta seriamente el desarrollo de la personalidad e incluso aun cuando este ya sea un adulto. Es decir, las relaciones afectivas durante nuestra infancia, sobre todo la que tenemos con papá y mamá, termina formando las características de nuestra personalidad, ellos acaban por determinar cómo seremos.

El coautor del estudio mencionado anteriormente, Ronald Rohner de la Universidad de Connecticut (EE.UU.), expresó lo siguiente:

En medio siglo de investigación internacional, ningún otro tipo de experiencia ha demostrado un efecto tan fuerte y consistente en la personalidad y el desarrollo de la personalidad como la experiencia de rechazo, especialmente por los padres en la infancia. Los niños y adultos de todo el mundo tienden a responder de la misma manera cuando se sienten rechazados por sus cuidadores y otras figuras de apego.”

Y todos nos preguntaremos como es que se siente ello, pues muy simple; como un golpe que ha sido tan pero tan fuerte que el dolor permanece como si te golpearan a diario de la misma forma. La explicación a ello es que los campos de la psicología y la neurociencia revelan que las mismas partes del cerebro se activan cuando las personas se sienten rechazadas y también se activan cuando sienten dolor físico, ¿ahora lo puedes entender? Sin embargo, la gran diferencia es que el dolor psicológico de rechazo puede permanecer por años e incluso no marcharse nunca.

Estos ¨malos¨ recuerdos terminan por acompañar al niño incluso en su adultez, es decir, toda su vida y si, efectivamente estos recuerdos terminan por influir en su personalidad. Más de 30 estudios fueron revisados por expertos, en los cuales participaron alrededor de 10 mil personas y en ellos pudieron encontrar que las personas que durante su infancia se sintieron rechazados (por el padre especialmente) sufrían de inseguridad y ansiedad, además de mostrar actitudes negativas e incluso agresivas.

La mala experiencia de ser rechazado contribuye a que las personas muestren dificultad a la hora de formar relaciones seguras o que no les sea nada fácil confiar en los demás.

¿De quién es la culpa?

Casi siempre es más común ¨achacar¨ todo aquello que el niño hace mal, a la madre, cuando la responsabilidad de educarlo también se le debe atribuir al padre. Sin embargo, estudios han revelado que la figura paterna es muy importante, incluso un poco más que la materna, la razón se debe a que los niños resienten más el rechazo paterno que el materno, ¿será?

Actualmente se practica más la igualdad de género, sin embargo, el rol masculino continua sobre valorizado, se le da más poder e incluso más prestigio. Por ello, el rechazo de dicha figura genera un impacto mayor en la vida de los pequeños.

A los hombres generalmente no se les da el ser tan expresivos, sin embargo, esto sirve como lección: demostrar más amor a los hijos. Finalmente el cariño, la atención, los cuidados, la aceptación y el amor de un padre hacia su hijo pueden significar todo para el pequeño.

Asimismo para las mamás, es bueno mantener una buena comunicación con su pareja y que ambos intervengan de igual manera en la educación y cuidado de sus pequeños, pues finalmente todos necesitamos de papá y mamá y de su amor infinito. 

Este artículo no trata de hacer menos el amor de la madre sino al contrario, recordar que también se necesita el amor de un padre y abrir los ojos a la realidad . No olvides dejarnos tu opinión sobre este estudio.