“Querido presidente: ¿puede traer a Omran a nuestra casa”: Esta es la emotiva carta para el presidente Obama

sirio-portada

La fotografía de Omram Daqneesh, el pequeño sirio de 5 años cubierto de polvo y sangre que esperaba en una ambulancia después de un ataque aéreo en Alepo, dio la vuelta al mundo hace un mes como crudo testimonio de la guerra en Siria.

El presidente Barack Obama recibió una carta muy especial y la compartió este jueves en su perfil de Facebook. Alex, un niño de 6 años originario de Nueva York, lanzó una petición sencilla y conmovedora:sirio1-min

“Querido presidente Obama, ¿recuerda al niño al que recogió una ambulancia en Siria? ¿Puede, por favor, encontrarlo y traerlo a nuestra casa?”

Obama leyó la misiva el martes pasado durante la primera cumbre dedicada a los refugiados de la ONU; y después grabaron el video del pequeño Alex mientras leía en voz alta la carta enviada al mandatario.

 

“Querido presidente Obama,

¿Recuerda al niño al que recogió una ambulancia en Siria? ¿Puede, por favor, encontrarlo y traerlo a nuestra casa?

Aparquen en la calle y estaremos todos esperando con banderas, flores y globos. Le daremos una familia y él será nuestro hermano. Catherine, mi hermana pequeña, cazará mariposas y luciérnagas para él.

En mi escuela tengo un amigo que es de Siria, Omar. Le presentaré a Omar y podremos jugar todos juntos. Le invitaremos a fiestas de cumpleaños y él nos enseñará otro idioma. Nosotros podemos enseñarle inglés, como hicimos con mi amigo japonés Aoto.

Por favor dígale que Alex será su hermano, que es un chico muy amable, como él. Como no traerá juguetes y no tiene ninguno, Catherine compartirá con él su conejo azul de peluche y yo compartiré mi bicicleta y le enseñaré cómo usarla.

Le enseñaré a sumar y a restar y él podrá usar el pingüino verde de Catherine, que no deja que nadie toque.

Muchas gracias, estoy deseando que lleguen.

Alex, 6 años”

sirio2-minLa publicación del mandatario estadounidense ha sido compartida más de 153 mil veces.

“Esas son las palabras de un niño de 6 años que nos enseña mucho. La humanidad que un niño puede tener, que no ha aprendido a ser cínico o desconfiado, o temeroso de otras personas por cómo se ven o de dónde vienen. Todos podemos aprender de Alex”.