Nadie fue al cumpleaños de su nieto, entonces la abuela se descargó en Facebook, ¡mira lo que pasó después!

Gerald es un niño de 9 años  normal como cualquier otro, sin embargo, la sociedad se ha encargado de catalogarlo como especial pues tiene una condición por la que ha tenido que someterse a varias expansiones de cráneo a pesar de su corta edad. Por tal motivo, el pequeño tiene dificultades con el aprendizaje, sin embargo, pone mucho empeño y trata de llevar una vida normal, su familia ha sido de gran apoyo para él.madreEn su último cumpleaños, su madre y su abuela decidieron organizarle una fiesta de cumpleaños e invitaron a todos los niños que asistían con él al colegio. Cruelmente ningún padre permitió que sus hijos asistieran al cumpleaños de Gerald, argumentando que no era un niño ¨normal¨ y que no era correcto que conviviera con sus pequeños.

Tras la negativa de los padres, la abuela descargó su molestia en Facebook argumentando que el lento aprendizaje del pequeño se debía a las 5 cirugías de expansión de cerebro a las que había sido sometido y el procedimiento para que fuera a la par con sus compañeros, sería lento. Además exponía que pese a ella era un niño muy carismático, bueno y bondadoso.no-fueron-a-su-cumpleanos-1Su madre decidió repartir aproximadamente 30 tarjetas en su salón de clases, la mitad aseguró asistir. El niño muy entusiasmado supervisó cada detalle de su fiesta, pues quería que sus amigos vieran todo perfecto, realmente se sentía emocionado y se apresuró a estar listo para recibir a sus invitados puntualmente. Sin embargo, algo salió mal, pues el reloj marcaba las 6 y aun nadie se presentaba a su fiesta, el ánimo de cortar el pastel quedó completamente de lado.

La madre no podía contener la misma tristeza que su pequeño sentía, así que decidió llamar a los padres para saber qué era lo que había pasado, a lo que ellos respondieron lo siguiente: ¨nuestros hijos no pueden jugar con alguien que no es igual a ellos¨.

El chico de 9 años lo único que deseaba era pasar un día especial en compañía de sus ¨amigos¨, correr y jugar pero eso no fue posible. La intención de la abuela de publicar lo sucedido en Facebook, era lograr que su nieto recibiera cuantas felicitaciones fuera posible, asegurando que ella se encargaría de que recibiera cada una.

En cuestión de minutos la publicación se volvió viral y así fue posible que el pequeño tuviera su fiesta de cumpleaños anhelada. Además se le festejó en el Consejo de la Ciudad, en donde le permitieron jugar con un perro policía, recibió increíbles regalos y disfrutó de comida y golosinas.

¨Realmente agradezco con el corazón en las manos lo que han hecho por mi nieto, él está muy feliz de haber tenido una verdadera fiesta de cumpleaños y lleno de tantas felicitaciones, no saben cuan agradecida estoy con su ayuda pues la situación me había roto el alma. Gracias a ustedes mi familia y yo hemos podido comprobar que no todas las personas son malas y que son más las que tienen un enorme corazón, ¡mil gracias!¨, compartió la abuela en otra publicación luego de que se le festejara como era debido a su nieto Gerald.

¿Por qué a pesar de todo continuamos viviendo en un mundo de apariencias? ¿Hasta dónde llegará nuestra vanidad, superficialidad e ignorancia? Reflexionemos un poco sobre nuestras acciones, pues con ellas reflejamos el valor de nuestra alma.

Esta linda historia merece ser compartida, aplausos a todas las personas que hicieron posible el feliz cumpleaños de Gerald. Comparte en tu muro. 🙂