El OLOR a ROMERO aumenta la MEMORIA hasta un 75%! Es increíble!

romero1-1024x632El olor a romero ayuda a recordar, y no sólo lo dice la sabiduría popular, sino la misma ciencia, ahora se descubrió sobre su auténtico poder para mejorar la memoria.

El estudio más reciente ha descubierto que el aceite esencial de romero permite a las personas acordarse de hacer las cosas, tiene utilidad para evocar el pasado y, en general, para mejorar la memoria a largo plazo.

Tras una serie de pruebas realizadas a personas sanas por un equipo de psicólogos de la Universidad de Northumbria, en Newcastle (Reino Unido), se ha concluido que el aceite esencial de romero aumentaba entre un 60 y un 75 por ciento las probabilidades de recordar hacer cosas tan cotidianas como tomarse un medicamento, acudir a una cita o acordarse de una fecha señalada.

Ayuda a hacer cálculos mentales.romero-refuerza-la-memoria

Además de mejorar la memoria a largo plazo y la capacidad de realizar ejercicios mentales de aritmética,  este nuevo hallazgo le atribuye una gran capacidad para fomentar la memoria prospectiva, convirtiéndolo en un remedio fantástico para la vida moderna, tan bombardeada de pequeñas tareas.

Los participantes del estudio que se encontraban en la habitación con olor a romero obtuvieron puntuaciones mucho mejores en el desempeño de este tipo de actividades que precisaban recordarse para su ejecución. Igualmente, con respecto a los que ocupaban una habitación de olor neutro, los presentes en la sala perfumada obtuvieron mayores concentraciones en sangre de 1,8-cineol, un compuesto bioquímico presente en la sangre que también se encuentra en el aceite esencial de romero.

Probablemente ello explique estos resultados, pues estudios anteriores encontraron que las moléculas volátiles de los aceites esenciales pueden ser absorbidos por el torrente sanguíneo mediante inhalación. Ahora se quieren estudiar estos mismos efectos en personas con la capacidad congnitiva afectada, concretamente en individuos con problemas de memoria de distinta gravedad.

Fuente.ecologiaverde.com