La respuesta de la esposa cuando su esposo se burla de sus pechos ¡es increíble!

Como cualquier otro día, una familia se disponía a consumir sus alimentos todos unidos en la mesa; papá, mamá e hijos. Entre pláticas y risas, un pequeño se muestra muy inquieto, parece tener una duda y enseguida hace una pregunta: -¨Papá, ¿cuántos tipos de pechos existen en el mundo?¨-.papa-mesaEl papá estaba intrigado con esa pregunta, realmente su hijo esta vez le había sorprendido. Sin embargo, no dudó en voltear a ver a su esposa y entonces respondió:

-”Mira hijo, lo primero que debes saber es que hay tres tipos de pechos. Las mujeres que están en la edad de los 20 los suelen tener como melones; durito y muy redondos. Al llegar a la edad de entre 30 y 40 años, los tienen como peras; aunque son lindos aun, cuelgan un poco. Y entonces viene lo más lamentable, pues después de los 50 son como cebollas.
Ante ello, el niño muestra una gran interrogante pues no logra entender: -¿cebollas?-, le pregunta a su papá.
-Sí hijo, pues en cuanto las ves te pones a llorar-, respondió el papá con risas.

Ante ello, evidentemente la mamá y la hija se molestan mucho por el comentario, así que la hija decide preguntarle a su mamá:
-”Mamá, ¿cuántos tipos de p3nes hay?
La mamá no espera esa pregunta pero es genial para regresársela a su esposo, así que sonríe y calla un momento, entonces mira al esposo y se dirige hacia su hija:
-”Querida, al igual que la mujer, el hombre pasa por tres etapas en la vida. Alrededor de sus 20 años su miembro es como un roble; fuerte, robusto y duro. Después entre los 30 y 40 años, sumiembro es como un abedul; torcido pero fiable.
Lo trágico y lamentable es cuando pasan de los 50 años pues son como un árbol de navidad.
Al igual que el pequeño, la jovencita no puede evitar preguntar con gran duda y curiosidad:
-¿Un árbol de navidad?-, pregunta la hija.
-Si, como un árbol de navidad. Ya que está muerto de la raíz a la punta  y las bolas solamente sirven como decoración y nada más-.
Estamos seguros de que podrás imaginarte la tensión durante el resto de la comida con esa plática, creemos que mamá y papá tendrán que hablarlo después. Aunque la verdad es solo un chiste para alegrarte el día.
Esperamos haberte sacado una hermosa risa, no olvides ayudarnos a compartir y hacerle el día a alguien más. 🙂