Su hijo de 13 años cree que se manda a sí mismo, entonces ella escribe carta que le da la vuelta al mundo

Se está volviendo muy común el que las madres den grandes lecciones a sus hijos y decidan compartirlas, lo cual creemos que está bien considerando que otras madres pueden tomar dichos ejemplos, pues si algo es cierto a veces se presentan situaciones que se nos salen de las manos y que mejor que tener estas armas para poder enfrentarlas. aronEste es el caso de Heidi Johnson, una mujer madre de un chico de 13 años llamado Aaron, al que decidió darle una gran lección después de que él le mintiera sobre hacer sus deberes y la cual decidió compartir en sus redes sociales.

Una noche ambos tuvieron una discusión en la cual el chico le reclamó que ella no tenía derecho a controlarlo, más ahora que gracias a que él subía unos vídeos a un canal de internet, estaba ganando un poco de plata.

Molesta y decepcionada, Heidi escribió una nota la cual fue la que compartió en Facebook y en cuestión de horas se volvió viral.

Este fue el comentario que Heidi acompañó con la nota que le escribió a su hijo Aaron:

“Mi hijo va a tener un brusco despertar hoy después de las palabras que intercambió conmigo la pasada noche. No sólo se encontrará esto en su puerta, sino su colchón desnudo y los juguetes y ropa que le compré confiscados. Tendrá tres opciones: comprarlos de nuevo, alquilar su ropa por 3 dólares al día o renegociar sus términos sobre ser un hijo. Mamá está harta de jueguecitos y de ser un felpudo”.11831712_10153583641894770_3666083283421166090_nLa nota para Aaron decía lo siguiente:

Querido Aaron:

Ya que parece que te has olvidado de que tan sólo tienes 13 años y de que yo soy la madre, y que piensas que no debes ser controlado, deduzco que necesitas una lección sobre independencia. Además, cómo me echas en cara que estás ganando algo de dinero ahora te será más fácil comprarme todas las cosas que te compré en el pasado.

Si quieres tu lámpara, bombillas y conexión a internet, deberás pagarme tu parte de los costos:

  • Alquiler: US$430
  • Electricidad: US$116
  • Internet: US$20
  • Comida: US$150

Además tendrás que vaciar la basura los lunes, miércoles y viernes, así como barrer y pasar la aspiradora esos días. Tendrás que mantener tu baño limpio cada semana, cocinar tu comida y limpiar lo que ensucies. Si no lo haces tendré que cobrarte una tarifa de limpieza US$30 por cada día que yo tenga que hacerlo. Si decides que prefieres ser mi hijo en lugar de mi compañero de piso podemos renegociar los términos.

Con amor,

Mamá

Heidi nunca imaginó que la nota se volvería viral, muchos de sus contactos comenzaron a compartir y evidentemente recibió miles de comentarios tanto positivos como negativos. Cuando Aaron vio la nota y la publicación de su madre fue tanto su enojo que terminó marchándose a casa de un vecino, sin embargo, fue cuestión de horas para que el volviera arrepentido y rendido, tanto que terminó por disculparse con Heidi.

Después de ello, Heidi decidió elaborar un detallado reglamento para Aaron, su única intención era que su hijo comprendiera que mientras siguiera viviendo en el mismo techo que ella, había reglas que cumplir como en todas partes; entre algunas se encontraba el no tener una mala actitud hacia ella u otro adulto y no hacer uso de aparatos electrónicos durante la comida.contratoLa lección que Heidi le ha dado a su hijo ha sido tanto aplaudida como criticada, lo cierto es que cada quien tiene su propia técnica de educar y nadie nace sabiendo ser padre. Además,  Heidi es madre soltera con algunas dolencias crónicas que le dificultan su día a día, por ello asegura que aunque es un “trabajo en progreso” por el momento le ha funcionado y se siente satisfecha por los cambios que ha habido en Aaron. Por otra parte también aclaró que jamás pensó en cobrarle en realidad a su hijo, lo único que quería es enseñarle el valor de las cosas y vaya que lo logró.

¿Qué opinas de la lección que Heidi le dio a su hijo Aaron? ¿Consideras que hizo lo correcto o fue muy extremista?

No olvides ayudarnos a compartir, nos interesa saber la opinión tuyas y de tus amistades sobre la lección que esta madre le dio a su hijo. ¡Comparte! 🙂