No debemos forzar a nuestros hijos a dar besos y abrazos si no quieren, aquí te decimos porque…

besos_portada-iloveimg-converted-iloveimg-compressed-1140x628Por lo regular en varias ocasiones que estamos en algún lugar y llevamos a nuestros hijos, casi siempre les decimos: ¡saluda!, ¡dale un besito a tu abuelita!, ¡dale un abrazo a la tía!, entre otras frases similares a éstas que ponen a los niños a obedecer el mandato, aunque al hacer esto desobedezca a sus propios impulsos.

Aunque los niños sean niños, tienen derecho a elegir, y en muchas ocasiones forzamos a nuestros hijos a repartir besos y abrazos, cuando no quieren hacerlo.
Pensemos, ¿Cuántas veces al día eres obligado a besar o a dar abrazos a quien no quieres?,entonces, ¿Por qué hacemos esto a los niños?

Los niños no por ser pequeños y no querer besar a una persona son maleducados, aun siendo chiquitos tienen la libertad para decidir con quién relacionarse y a tener el control de sus elecciones y a quien le demuestran su afecto, sea con un beso o un abrazo, y al no hacerlo como una obligación también aprenderán a cuidar su cuerpo.

Ciertamente hay que enseñarles a nuestros hijos buenos modales, cómo ser gentiles con los adultos, saludar y despedirse e ir adquiriendo modales en sociedad, pero no es necesariamente saludar de beso a conocidos y extraños. No debemos presionar a los niños y menos para quedar bien con una persona, y lo que menos debemos hacer es utilizar el chantaje de -ándale hijo dale un besito a tu tía Lolita mira va a llorar-, eso es de muy mal gusto.besos2Es justo en este punto en que los empezamos a hacer vulnerables a todo tipo de abusos y conductas, para complacer a otras personas sin darnos cuenta empezamos a consentir acciones que no nos agradan ya casi sin darnos cuenta.

La co-fundadora de Kidpower Teenpower Fullpower International, Irene Van Der Zande dice:

“Cuando forzamos a los niños a someterse al afecto no deseado para evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de un amigo, les enseñamos que sus cuerpos en realidad no les pertenecen porque tienen que dejar a un lado sus propios sentimientos sobre lo que se siente bien para ellos. Esto lleva a que los niños sean abusados sexualmente, a que las adolescentes se sometan a comportamientos sexuales para ‘que yo le guste’ y a que los niños soporten el bullying porque todos están ‘divirtiéndose’”.

Es muy importante no confundirnos con educación y buenos modales, que los niños comprendan sus preferencias y límites para que aprendan a forjar su personalidad.

Debemos enseñar a nuestros hijos sin exponerlos, a ser personas genuinas no ingenuas, que distinga lo malo de lo bueno y enseñarles a cruzar bien la calle pero no aventándolo a los carros, sino decirle el modo correcto, que sería enseñándole los colores del semáforo.

Actuemos de la misma forma para enseñarles a nuestros pequeños a ser educados y cordiales con sus semejantes, recuerda: enseñar sin exponer.

Lo mejor es mirar a nuestros pequeños exponer sus sentimientos cuando de verdad lo desean, así que evita forzarlos y permíteles crecer.

Las mamás deben leer esta información para evitar que estas acciones continúen presentes, no olvides ayudarnos a compartir en tu muro. 🙂