Aunque él estaba casado, vio a una mujer en el supermercado y se enamoró. Luego compartió ESTO…

casado

Es poco frecuente ver a una persona, que admita su traición, incluso mentalmente, y mucho menos hablar de ello en las redes sociales. Cuando sus miradas se pierden en el sexo opuesto, entonces la persona, a la cual prometió amar y cuidar, se sentirá muy dañada y afectada.

Además el medio circundante no recibe al los que traicionan con los brazos abiertos. Pero el caso, sobre el que queremos contarles, es muy inusual, a pesar de estar relacionado con un momento de debilidad de un hombre.

Jason Hewlitt es actor, padre y esposo.

1.prx_.2464bLo último que se puede esperar de un hombre que se ve tan feliz y satisfecho con su vida, es la traición.

2-8Sin embargo, recientemente en Facebook Jason admitió que engañó a su esposa.

“Me siento incómodo al admitirlo, pero yo, “algo así como que traicione” a mi esposa hoy. Explicare lo que quiero decir. Yo estaba en el supermercado comprando algo para mí. Cuando fui para la caja, vi a una mujer en la cola. Ella simplemente era sensacional.

3-6Pensé, “Qué suerte tuvo su novio ¡Y en fracciones de segundo me di cuenta de que era mi esposa!

Ya sabes, fue extraño ver a mi propia esposa en la misma tienda y en la misma cola conmigo. Fue como vivir con ella y no estar consciente de que esta a mi lado, en el mismo lugar y al mismo tiempo. Entre nosotros, en la cola había una mujer, por eso yo solo observaba a mi nena. Me decidí a escribirle un mensaje: “Hola nena ¿Qué compras?” Sin embargo, los intentos de llamar su atención fracasaron, ya que en ese momento ella buscaba el cupón de descuento. Por eso simplemente esperaba en silencio y analizaba los pensamientos que ella creaba en mi.

En un principio yo admire su asombrosa belleza, a pesar de que esta no era la primera vez.

4-6La veo todos los días, hermosa, pero hoy, sin saber que era ella, la que estaba en la tienda, la mire con otros ojos, y no pude creer que yo era su marido. Incluso me sonrojé. Luego me asombre de que ella no me notara. Esto era bueno y malo al mismo tiempo. Lo bueno es que ella no miraba a nadie y lo malo, que no se fijo en mí. Y ¿si ese no hubiese sido yo? Me acordé de lo difícil que fue persuadirla para que asistiera a la primera cita. Pensé en que casi dejo de insistir para conquistar su amor.

Por un momento me vino una sensación familiar de tristeza y desesperación, como cuando la vi por primera vez y pensé que nunca sería capaz de conquistarla.

Yo estaba muy complacido de haberla visto ese día con otros ojos, tan independiente, hermosa, buena, fuerte. Luego ella tomó la cesta y se dirigió a la puerta. No intente decirle nada, ni trate de detenerla, simplemente la observe con orgullo mientras ella se iba, y pensé en que amo hasta el último de sus detalles. Ella rara vez entra a Facebook, por eso no verá este post y no sabrá que cometí algo así como una especie de traición. Pero he decidido compartirlo esto con ustedes, porque estoy seguro, de que a algunos también les han ocurrido casos similares, los que sin dudas obligan a mirar a nuestras esposas con otros ojos. Y esos momentos no tienen precio.

5-5Es agradable ver a los que amamos, con miradas frescas. Esto nos recuerda que tuvimos suerte de que ellas iluminan nuestras vidas. ¿Tiene razón Jason? ¿Existen situaciones en las que usted está mirando a sus seres queridos como si los viera por primera vez?

¡Comparte esto con tu familia y amigos!