Este bebé sirio de 5 días llegó flotando a las costas griegas dentro de un chaleco salvavidas

La holandesa Darcia Schouten se encontraba haciendo un voluntariado ayudando en el desembarque de los inmigrantes sirios en las costas de Lesbos, en Grecia,  cuando de repente llegó a sus brazos un chaleco salvavidas que creía vacío: “No entendí  por qué me pasaban un chaleco tan pequeño y allí estaba, un bebé recién nacido”.  

Al rato vio a la madre del pequeño, “no tenía a un interprete cerca que me ayudase a hablar con ella, pero enseguida buscamos a un pediatra que les hiciera un chequeo médico a ambos para ver si estaban bien”, dijo Darcia.

Milagrosamente madre e hijo se encontraban en perfectas condiciones. Según Darcia, todo sucedió muy rápido y apenas tuvo tiempo para hablar con la familia y conocerlos más. Aún así guarda esta hermosa foto en que aparecen todos dentro de su coche.

1-47

Al parecer el pequeño bebé llamado Mohammed, nació gracias a la ayuda de una anciana, en un pequeño hospital turco ubicado justo en la frontera norte de Siria. La joven mamá de 28 años, pasó 4 días sin recibir asistencia médica por miedo a ser arrestada si iba a un hospital más grande.

Antes de su viaje a Europa la familia de Mohammed ahorró durante dos meses, después de que su casa se incendiara en un bombardeo y lo perdieran todo. Según contó el papá de Mohammed a un voluntario, el viaje en barca fue peor que las bombas de Siria, pero no había vuelta atrás: “La solución era seguir o que nos mataran”.  

2-36
Shaan Bear Reza Ali

Darcia es fundadora de la marca para bebés The UrbanBaby Wearer, que imparte cursos para madres que quieran utilizar  portabebés para trasladar a sus hijos. Ella se acercó primeramente a la costa griega con la intención de donar 1.000 portabebés y enseñar a las mamás inmigrantes a utilizarlos.

El video subido por Unicef  en su página de Facebook, que cuenta lo vivido por Darcia y lo que fue encontrarse con Mohammed, se ha hecho viral y hasta el momento ha sido visto por más de un millón de personas.

Ahora después de haber vivido esta maravillosa experiencia, pretende volver a las costas de Lesbos para seguir con la ayuda. Según ella no está haciendo “nada extraordinario, lo normal es ayudar”. 

¡Qué gran ejemplo!

Fuente.UPSOCL