Este Remedio Casero cura tú GASTRITIS en un pestañear de ojo ¡Difícil de creer pero muy cierto!

Entre las enfermedades y trastornos digestivos que más suelen afectar a nuestro sistema digestivo nos podemos encontrar con la gastroenteritis, que consiste en una hinchazón del intestino causada por un virus o bacteria, y la gastritis, que se caracteriza por ser la irritación de la mucosa gástrica. Dado que en ambas enfermedades nuestro estómago se encuentra resentido, lo más útil y recomendado es seguir una dieta especialmente pensada para estómagos delicados, además de optar por determinados consejos naturales y útiles que ayudan a la hora de curarla naturalmente.

Medicamentos como la aspirina y algunos medicamentos para el dolor dañan el ‘forro’ y las paredes del estómago. El consumo excesivo de alcohol es también causa de gastritis aguda. Tomar alcohol, café, té y zumo de limón con el estómago vacío puede aumentar el riesgo de gastritis. Comer comidas calientes es una de las otras causas de gastritis aguda.

Pueden ser varias las causas de la gastritis, pero principalmente están relacionadas con los malos hábitos alimenticios, el estrés, abuso de algunos medicamentos, alcohol y tabaco. Existen diversos tratamientos médicos para tratarla, pero hoy día te traemos algunas sencillas técnicas para combatir estos molestos síntomas, con productos que consigues en casa.

cura-para-gastritis-mshhjrspu9fxe5cwqrviqcn4bmrwfxqzb0ribp8hwk

  • Agua de arroz:Coloca a hervir un litro de agua con dos puñados de arroz blanco, deja enfriar, separa el agua y bébela durante el día para mitigar las molestias de la gastritis.
  • Jugo de zanahoria y celery: Dos zanahorias, unas ramitas de celery y agua, procesadas en la licuadora, resultan una bebida desinflamatoria que te ayudará a aliviar ese fuego estomacal.
  • Agua de perejil: Además de ser un buen diurético, esta planta ayuda a desinflamar las mucosas gástricas. Licúa unas cuantas ramas en un litro de agua, deja reposar y bebe el agua durante el día. Si lo llevas al refrigerador, te resultará más refrescante.
  • Manzana y manzanilla: Hierve una manzana pelada y cortada, junto con un poco de manzanilla. Una vez cocida por completo la manzana, retírala del fuego y bebe esta agua cada mañana.
  • Jengibre y pera: la forma de preparación es igual a la anterior, pero puedes alternar aquella bebida con ésta, dado que el jengibre además de antiinflamatorio es un gran antibiótico.

RECUERDA:

Debemos procurar que nuestro estómago no se mantenga vacío durante mucho tiempo para evitar que los ácidos gástricos empeoren la situación. Debemos desayunar temprano y comer cada 3 o 4 horas

Fuente.healthynoticias.com