Trucos que harán que tus zapatos sean más cómodos a la hora de usarlos!

Olvídate del dolor de pies y heridas después de estos consejos!portada-84El amor a primera vista existe cuando ves ese zapato que siempre has querido, pero se acaba en el momento exacto en el que empieza a ser incómodo y hacerte daño. Tienes que convivir con el uso de curitas u otros trucos que te eviten el dolor de usar esos zapatos que adoras, aunque, en realidad, a veces hasta te da miedo usar. Bueno, tengo que decirte que al fin tu relación de amor y odio con tus zapatos se acabará, pues existen ciertos trucos sencillos que harán que esos zapatos sean mucho más cómodos de usar. Te evitarán heridas e incomodidad. Toma nota.

  1. Rocía el interior de tu zapato con fijador para cabello: El fijador actuará con el fin de que tu pie no resbale dentro de tu zapato a raíz del sudor. Es de mucha ayuda, sobre todo, para los tacones demasiado altos o con puntas abiertas.
  2. Usa almohadillas en tiras o cinta adhesiva en las correas de tus zapatos.
    1
  3. Une el tercer y cuarto dedo de tu pie con cinta adhesiva si vas a usar tacones: El tercer y cuarto dedo, tanto en manos como en pies, comparten el mismo nervio que se tensa de inmediato cuando estos dedos intentan separarse. Es por eso que te duelen tanto después de usar tacones por tanto tiempo. Para aliviar el dolor únelos con cinta adhesiva. Notarás los resultados.
    3-300x225
  4. Ponle bolsitas de té sin usar a tu zapato: Colócalas dentro de tus zapatos, pues estas ayudarán a absorber los malos olores que tienen tus zapatos por el sudor del día a día.
    4-300x225
  5. Para evitar resbalones, lija las suelas de tus zapatos: Al lijar la suela de tus zapatos lograrás que estas tengan más texturas y se adhieran de mejor manera al piso, evitando que resbales.
    5-300x188
  6. Pruébate los zapatos nuevos siempre en la tarde o en la noche: La mejor hora para comprar zapatos nuevos es en la tarde o noche, pues es el momento del día en el que los pies están más hinchados, por lo que notarás de inmediato cuál es tu máxima medida de calzado.
  7. Ponte unos calcetines gruesos, tus zapatos nuevos y caliéntalos con un secador de pelo: Es la mejor manera de ablandar, agrandar y amoldar tus zapatos nuevos para evitar incomodidad o heridas. Caliéntalos y luego úsalos por unos minutos más para que sigan amoldándose bien.
    7-300x200
  8. Cambia las tiras de plástico de tus sandalias por tiras de tela: Las sandalias suelen tener esas tiras de plástico que dañan y hieren tus dedos, sobre todo cuando hace demasiado calor, pues la piel se calienta y es más propensa al daño. Quítalas y reemplázalas por tiras de tela. Será mucho más cómodo.
    8-261x300

Fuente: upsocl.com