No permitas que tus hijos se sienten de esta manera… ¡Deténlos ya!

Aunque no lo creas esta posición es muy común. Muchos cuando pequeños, o nuestros propios hijos, nos hemos sentado en la “posición W” mientras mirábamos la televisión o jugábamos. Sin embargo, aunque parecía sencillo y no mostraba problemas, lo cierto es que sí puede ser un motivo de alarma.

w-posicion-768x463

Esta postura recurrente puede provocar serios trastornos ortopédicos y es dañino para nuestra postura corporal, pues se tensan innecesariamente nuestras caderas, rodillas y tobillos.

Esta posición es preocupante, en especial, en niños cuyos cuerpos aún están en formación, sobre todo si se les quiere prevenir de tener problemas en el tronco.

Y, aunque probablemente no suene como un problema de vida o muerte, es importante medir las consecuencias que los pequeños tendrán durante su desarrollo, como por ejemplo el correcto equilibrio y destrezas físicas. Es importante mantener la salud de nuestro cuerpo, pues sólo así podremos hacer las cosas que queramos sin problemas, y desarrollarnos sin inconvenientes.

Además, esta posición puede provocar el acortamiento y rigidez de los músculos de la cadera y piernas, lo cual puede terminar en dolores de espalda y pelvis durante el desarrollo corporal.

Fuente: ento2.net