5 Snacks CANCERÍGENOS para niños que NO debes darles. ¡CONTIENEN DERIVADOS DEL PETRÓLEO!

Encontrarás en el mercado una lista larga de bocadillos cancerígenos para niños. Muchos de ellos, elaborados con altas dosis de azúcar y con aditivos derivados del petróleo. Conoce los 5 peores e intenta evitarlos, sustituyéndolo por snacks más saludables como frutas frescas, cereales o frutos secos.

Los niños son los mayores consumidores de snacks del mercado. Las publicidades y muchas de las campañas de marketing están dirigidas hacia ellos de maneras coloridas y llamativas. Es importante que los adultos mantengamos su nutrición controlada, debido a que muchos de los productos que se comercializan para ellos, están repletos de sustancias peligrosas y nada saludables.

Algunos de los ingredientes más peligrosos que podemos encontrar en esos productos, son los aditivos derivados del petróleo. Los organismos de control aceptan ciertas cantidades, de estos aditivos, por producto. Sin embargo, esto no significa que los aditivos sean menos peligrosos. Es necesario consumir con mucha moderación, aunque si se pueden evitar, mejor. ¿Por qué darles a nuestros niños algún derivado del petróleo, si podemos conseguir alimentos libres de ellos?

Uno de los ejemplos más conocidos por todos y que resultan alarmantes, es el caso de loscolorantes artificiales Tartracina (o Amarillo 5) y el Rojo allura (o Rojo 40) que han sido declarados por la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos como “preocupantes”por los potenciales peligros que significan para nuestra salud:

  • Hiperactividad en niños.
  • Cáncer (investigaciones con animales).
  • Reacciones alérgicas severas.
  • Enuresis en niños.
  • Predisposición a las infecciones de oídos.
  • Hipersensibilidad.
  • Obesidad.
  • Asma.
  • Diabetes.
  • Erupciones y eczemas.
  • Cefaleas.
  • Trastornos de sueño.
  • Trastornos por Déficit de Atención (TDA) y Trastornos por Déficit de Atención con hiperactividad (TDAH).

La Unión Europea, por ejemplo, ha quitado los permisos y ha prohibido el uso de estos colorantes en la elaboración de los alimentos.

Conoce, actualmente, cuáles son los bocadillos cancerígenos para niños que aún los contienen, para que puedas evitarlos al máximo.

5 bocadillos cancerígenos para niños que no deben consumir.

1. Pop Tarts.

poptart_compressed

Son unas galletas tostadas que ingresaron al mercado en 1964. La jalea de fresa está realizada, principalmente, con jarabe de maíz de alta fructuosa, dextrosa y muchísima azúcar. Tres formas de azúcar muy perjudiciales. Además, contiene Terbutil Hidroquinona (antioxidante E-319), un conservante derivado del petróleo, y aceite de soja hidrogenado que se relaciona con disfunciones celulares y el cáncer.

2. Gominolas de frutas (snacks de frutas)

osito-gominola_compressed

Estas golosinas con formas de frutas, de sabores penetrantes y bellos colores, contienen de todo, menos fruta. ¿Quién diría que son bocadillos cancerígenos para niños? Pues, principalmente, están elaboradas de aditivos y colorantes artificiales. El más peligroso: contiene eritrosina (E 127) un derivado del petróleo.

3. M&M´s.

mm

Estos deliciosos snacks de chocolate que se derriten en nuestro paladar, también son bocadillos cancerígenos para niños. Sus colorantes artificiales son de lo más peligrosos:

  • Azul Nº2: Derivado del petróleo que aumenta la hiperactividad en los niños. Se relaciona con el aumento de tumores cerebrales y proliferación de células anormales en animales de laboratorio.
  • Azul Nº1: Se relaciona con los tumores malignos.
  • Rojo Nº40: Produce daños en el ADN.
  • Amarillo Nº6: cáncer.
  • Amarillo Nº5: derivado del petróleo que se relaciona con alergias, hiperactividad y cáncer.

4. Cheetos.

CHETOS

Con sabor a queso y de un naranja muy intenso, contienen una gran cantidad de Amarillo 6, un peligroso derivado del petróleo. A su vez, el aroma tan particular se logra con benzoato de metilo y acetato de metilfenidato. ¿Queso? No, químicos.

5. Teddy Grahams.

Estos simpáticos ositos son un éxito entre los niños desde el año 1988, aunque se conoce que uno de sus ingredientes es la Terbutil Hidroquinona (TBHQ). La TBHQ puede causar vómito, náuseas, zumbidos en el oído, delirio y colapso. En niños se relaciona con el TDAH, ansiedad, inquietud, etc. Provoca daños en el ADN y favorece la formación de tumores en ratas de laboratorio.

Fuente: medicinanatural.com