Ella deja una pastilla de jabón entre el colchón y la ropa de cama. ¿Porque? , es simplemente Fantástico!

Todos hemos sufrido alguna vez ese calambre repentino e incontrolado que nos ha ofrecido su latigazo de dolor. Pero ¿qué ocurre cuando los calambres se vuelven continuos? ¿Qué podemos hacer cuando cada noche los sufrimos en nuestras piernas? No te preocupes, te ofrecemos sencillos remedios para aliviar su aparición.

Según la página web Healthdiaries.com, los electrolitos del sodio en el jabón podrían, de hecho, penetrar en tu piel a través de la parte inferior de tus pies. El aumento de electrolitos en tu cuerpo podría reducir la incidencia de calambres. Estos se pueden perder con el sudor o por orinar demasiado lo que sucede si tomas píldoras de agua (diuréticos).

El Dr. Peter H. Gott, autor del libro “Live Longer, Live Better” (Vivir más, vivir mejor), es un internista general que ha estado ejerciendo en Connecticut durante más de 40 años. Escribe una columna diaria que está sindicada por la Asociación de Empresas de Prensa. Recomienda utilizar la técnica del jabón aunque no sabe cómo funciona, sólo que funciona. Según el Dr. Gott no debes utilizar Dove o Dial. Coloca la pastilla de jabón debajo de la parte inferior de la sábana en la zona en la que tus piernas y pies descansarán.

Algunas personas que han probado con éxito esta técnica notan que el jabón tiene que ser Ivory mientras que otras dicen que no importa el tipo que uses. Debes sustituir la pastilla de jabón una vez al mes. Otras recomiendan que frotes la pastilla sobre tus piernas antes de acostarte para evitar los calambres. Algunas optan por dormir con el jabón debajo de su almohada si tienen achaques y dolores en la zona superior de su cuerpo. Existen afirmaciones de que el método del jabón también ayuda a mitigar los dolores de la artritis reumatoide. Aquellas personas que sufren del síndrome de piernas inquietas también han encontrado alivio utilizando esta técnica, advierte el Dr. Gott.

Si te gusto dejanos tus comentarios, son muy importantes para nosotros.

Fuente.oktelocuento.com